RE-13-001 De Ricardo Soberado Hoyos a Pancho (Disco "Ecos de Peñamellera)

Apenas conocí a Pancho Galán “El gaiteru Llonín”. Únicamente coincidí con él en dos ocasiones, pero recuerdo perfetamente ambas. La primera dellas jue en Panes, en el veranu de 1988. Yo tenía 11 años y llevaba un añu tocando la gaita.

Estaba comprando con mi güela Casimira en al antigua carnicería de Panes y entró él pola puerta.

- ¡Hombre! Casimira ¿andas por aquí?

- Hola Pancho ¿qué tal andas?

- Bien, bien ¿y esti críu que traes?

- Esti críu… toca la gaita como tú.

- ¡No fastidies! ¡Qué bien, hombre! Pues ya sabes monín, hay que entrenar muchu ¿eh?

Yo asentí con la cabeza sin mediar palabra.

Años más tarde vi a Pancho de nuevu, esta vez tocando en un festival de toná de esos que se celebraban tolos años en el colegiu de las monjas de Panes. Paeciome un paisanu ya mayor, tocando de una manera bastante diferente a como yo lo hacía, pero llamóme sobre to la atención la pose y la gran personalidá que transmitía tocando.

Pancho no era un músicu profesional, pero desarrollaba una labor que yo definiría como la de un trabajador social de la época; más o menos como el médicu, la guardia civil o el cura. Los asturianos sufrieron muchu en los años 40, 50 y 60 del pasáu siglu. En pueblos como Suarías o

Llonín se pasó jambre, fríu y muchas necesidades. Eran pocos los momentos buenos que aquella gente pasaba a lo largu del añu, pero en esos donde la gente sonreía, disfrutaba y se olvidaba del rugir de las tripas, casi siempre estaba presente Pancho. Siempre con una palabra de ánimu en boca. Siempre de buen humor. Siempre feliz tocando y sin prisa pa marchar… jamás. Pancho siempre tenía una canción p’aquel al que tovía li quedaran ganas de bailar.

Así pasó gran parte de la vida, sin dase mucha importancia pola buena labor, porque tocar la gaita jue pa él, su mayor pasión.

Esti discu es un humilde reconocimientu a tolos “Panchos” que hubo por Asturias en esos años, gracias a ellos, generaciones de gaiteros que llegamos depués, podemos disfrutar desti instrumentu. Pa la grabación me quise rodear de músicos que estuvieran ligaos a los Valles Altu y Baju de Peñamellera, concejos onde Pancho desarrolló su función, fundamentalmente.

 

Pancho tenía un repertoriu muy ampliu, con decenas de piezas, pal baile “a lo sueltu” y “a lo agarráu”, pa la misa, la procesión y tamién cantares populares. Como casi tolos gaiteros de antes, dominaba perfeutamente el arte del acompañamientu de la toná.

La tarea de seleción de las canciones qu’ apaecen en esti discu no fue fácil, puestu que Panchín, el hiju de Pancho, que acompañó a su padre con el tambor durante su infancia, me nutrió de decenas de videos onde su padre tocaba. Tamién escuchamos diferentes trabajos de campu que nos cedieron el Muséu de la Gaita de Xixón, Gausón Fernande, Iván Rionda y Javier “de Arroes”.

Como casi tolos gaiteros del siglu pasáu, Pancho fue autodidacta y aprendió a base de repetir una y mil veces melodías que li rondaban la cabeza, unas que sintió cantar a los familiares más cercanos y otras que sintió a gaiteros más viejos que él, fuentes de las que Pancho bebió en su aprendizaje de gaiteru… y trabaju li costó. En aquellos tiempos había que ingeniáselas muy bien pa copiar alguna canción a los gaiteros de la época, la gran mayoría dellos eran muy celosos de su sabiduría músical.

Con el únicu soporte audiovisual que contaban era sus propios sentíos, los cuales debían tener bien agudizaos, pa una vez que regresaban a casa coger el instrumentu y pasar a “limpiu” lo escucháu al maestru. Pancho aprendió canciones de Manolo Rivas, de Candolías y tamién de Llanín, gaiteru de La Borbolla.

Una vez selecionáu el repertoriu a grabar, quisi ser meticulosu en la interpretación de las canciones que grabamos, ornamentando, floreando y fraseando “mas ó menos” como él lo hacía: sin muchu virtuosismu, sin adornase en demasía y tratando, cada unu de los que grabamos una canción en esti discu, de ser Pancho por unos minutos.

Seguru que él, desde la ventana del cielu desde onde nos escucha, está disfrutando tantu como cuando ensayaba, día tras día con la gaita, por los montes de Cuera.
INICIO > RECUERDOS > RE-13-001 DE RICARDO SOBERADO HOYOS A PANCHO (DISCO "ECOS DE PEñAMELLERA)