PA-11-010 Se le quema la gaita

En el año 1.954 fue a Las Piraguas del Sella en autocar, que había salido desde Alles, trascendiendo todo con normalidad como corresponde a un buen día de fiesta, pero al regreso, por la noche, un accidente hace que se incendie el autocar y queda sin gaita; fueron momentos difíciles para él porque al susto había de añadir la pérdida del instrumento que tanto cariño le tenía;( hay que destacar la forma en que trataba la gaita era un ritual, antes de tocarla, al dejarla decía:”guárdamela mientras comemos, pero dentro de un armario, es muy delicada, pedía siempre que la dejaba en algún lugar, cuando iba a tocar...” la tenía siempre con él y la cuidaba con especial esmero…”; en el autobús viajaban personas de Alles, indianos y otras, muy entusiastas de lo típico asturiano por los cuales Pancho sentía un gran afecto y no era para menos porque, después del accidente, escotaron, le proporcionaron un listado personalizado a máquina, el cual existe, y le dieron en aquellos tiempos 1.500 pesetas. Consiguió comprar esa gran gaita que sería la definitiva.Así contaba el accidente: “el autocar se salió de la carretera y no había pasado nada. De pronto hubo un olor fuerte a gasolina y vi como alguien (daba el nombre concreto y no quería que se supiera) encendió un mechero y se produjo la explosión seguido de un gran incendio que destruyó el autobús; la buena suerte permitió que saliéramos de allí solo con pequeños rasguños… Cuando ocurrió el accidente, Pancho tenía buena relación con el famoso Cogollu, también llamado “tiu Antón” de las Regueras, poniéndose en contacto con él para encargarle una gaita y sin tardar mucho le proporcionó una que tenía en una exposición en Madrid, ya que al ser un artesano con mucha demanda de trabajo tardaba bastante en fabricarla; vino a Llonín para traerle a Pancho tan codiciada pieza e hizo alguna más compradas por emigrantes residentes en América que deseaban aprender a tocar.

INICIO > PANCHO > PA-11-010 SE LE QUEMA LA GAITA