PA-11-013 Conclusión y final

Puedo asegurar que Pancho fue un amante de toda la música y en particular de todo lo relacionado con Asturias, de su tierra, Llonín, y de sus gentes, gozaba de una increíble paciencia para todo, hasta en los momentos más difíciles que le tocó vivir en sus últimos días, dejándonos un enorme testimonio de grandes valores, difícil de imitar. Bien podríamos recordar a Pancho con una frase que alguien ha dicho ya hace muchos años : La música da alma al universo, alas a la mente, vuelo a la imaginación, consuelo a la tristeza y vida y alegría a todas las cosas.


El día del último adiós, 30 de Abril de 2000, a ese hombre sencillo y humilde, esforzado por agradar a todos, recibió el hasta siempre como él había soñado toda su vida: el sonar de las gaitas y el tambor, para finalizar en el cementerio su amigo José Antonio,el Gaitero de Veriña, tocando con la gaita el Asturias Patria Querida acompañado el momento de un especial silencio y de muchas, muchas personas, familia, amigos y el Arzobispo de Oviedo, D. Gabino, Obispo Auxiliar D.Atilano y muchos sacerdotes y muchas personas entristecidas, despidiendo a Pancho, El Gaiteru de Llonín


En su nicho se lee:


Ya no suena la gaita como sonaba


Porque está triste, sola y desconsolada...

INICIO > PANCHO > PA-11-013 CONCLUSIóN Y FINAL